17 de junio de 2016

GRIPE: CARACTERISTICAS Y PREVENCION

La influenza es una enfermedad de transmisión aérea causada por un virus ARN, perteneciente a la familia Ortomixoviridae. Se conocen tres tipos: A, B y C; el virus A presenta dos subtipos que en la actualidad circulan en humanos (H1N1 y H3N2). Para los virus influenza tipos B y C no se han descrito subtipos y sólo circulan en humanos.

Su alta transmisibilidad en épocas epidémicas ocasionan altas tasas de incidencia, (que alcanza del 10 al 20 % de la población) y la principal complicación son las neumonías que se presentan con mayor frecuencia en adultos mayores, menores de 5 años y en pacientes con patologías crónicas (cardíacas, pulmonares, renales, metabólicas) o inmunosuprimidos.


EFECTOS SOBRE LA SALUD:
Se estima que en períodos epidémicos el porcentaje de casos varía entre el 10 y el 20 % en población general pero puede elevarse al 50% en comunidades cerradas.
Las tasas de morbilidad más elevadas se esperan en los grupos de edad que incluyen a los niños y jóvenes llegando a valores del 35 % aproximadamente. En los adultos y mayores las tasa ronda entre el 10 e 15 %.
Durante las pandemias estas tasas pueden superarse, como la observada para 1918-19 que fue superior al 40 % en población general. Tasas de ataque del 10 % causan problemas comunitarios, del 25 % desbordan los servicios comunitarios, colapsan los servicios de salud y tasas del 50 % provocan un desastre.
De acuerdo a las observaciones realizadas en los períodos pandémicos como inter-pandémicos, las embarazadas constituyen un grupo de riesgo por presentar complicaciones graves e incluso muerte por influenza, en particular durante el segundo y tercer trimestre del embarazo.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN:
Para prevenir la gripe y otras enfermedades respiratorias, es fundamental recibir la vacuna anual si se encuentra en alguno de los grupos con mayor riesgo de sufrir complicaciones por la gripe (trabajadores de la salud, embarazadas, puérperas hasta el egreso de la maternidad ​(sino fueron vacunadas durante el embarazo), niños de 6 a 24 meses, niños y adultos con enfermedades crónicas y mayores de 65 años).
Además, es importante adoptar las siguientes medidas higiénicas para evitar enfermarse o transmitir este tipo de afecciones respiratorias:
• Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.
• Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con un pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo.
• Tirar a la basura los pañuelos descartables inmediatamente después de usarlos.
• Ventilar los ambientes y permitir la entrada de sol en casas y otros ambientes cerrados.
• Mantener limpios picaportes y objetos de uso común.
• No compartir cubiertos ni vasos.
• Enseñar a los niños a lavarse frecuentemente las manos en la escuela y el hogar.

Fuente: Ministerio de Salud

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dejá tu mensaje; algunos de ellos serán publicados en nuestra próxima edición escrita...